La replicación del SARS-CoV-2 se presenta en las células ciliadas nasales durante las primeras infecciosas del COVID-19. Por lo tanto los estudios epidemiológicos se han centrado en los mecanismos de infección viral vitales para desarrollar tratamientos para contrarrestar al virus.

Por lo anterior, se ha postulado que una inmunidad de la mucosa nasal contra el SARS-CoV-2 por medio de una vacuna nasal podría ser una forma de tratamiento eficaz para prevenir el COVID-19.

Los investigadores han centrado su investigación en las células del epitelio nasal recogiendo muestras de pacientes en su primer día de diagnóstico con COVID-19 positivo, comparadas con muestras de personas sanas.

 

Le puede interesar: (Video) Perturbador momento de la erupción del volcán Taal en Filipinas

 

Así pues, se halló que la fracción de células multiciliares estaba muy reducida en las muestras de los pacientes con COVID-19, mientras que había un aumento de las células secretoras y de las células diferenciadoras. Lo que indica que las células multiciliares eran las primeras en ser afectadas y eliminadas por el virus, que luego son sustituidas por los últimos tipos de células.

El estudio determinó que las células multiciliadas del epitelio nasal son las primeras a las que ataca la infección temprana del COVID-19.

En consecuencia, se podrían realizar tratamientos específicos, como sprays o algún tipo de componente nasal para frenar la infección en primeras fases del COVID-19.

 

Vea también: Descubren ingredientes que usan estudiantes para dar “positivo” en COVID-19 y faltar a clase

 

Estudio en Argentina de vacuna nasal

ARGENVAC 221 sería el posible nombre que tendría un inoculante desarrollado por científicos de La Plata, integrado por químicos, bioquímicos e inmunólogos.

Así pues, se estarían usando fragmentos de la proteína S, que se encuentra en la cubierta del SARS-CoV-2, causante del virus, y que utiliza para invadir e infectar las células del epitelio nasal y pulmonar, donde se divide y multiplica para invadir otras células.

Lo que el equipo pretende hacer es encapsular los fragmentos de esa proteína en nanopartículas e inocularlas para generar anticuerpos que permitan bloquear la entrada del virus y provocar inmunidad protectora a largo plazo.