Cuatro explosiones sacudieron Bata, la ciudad más poblada y capital económica de Guinea Ecuatorial, y dejaron al menos 17 muertes, cerca de 420 heridos e importantes daños materiales, según ese gobierno.

El Departamento de Sanidad pidió a través de un comunicado que los trabajadores sanitarios se desplazaran a los hospitales de la ciudad a los que se ha evacuado a las víctimas.

 

 

Algunas fuentes tienen la hipótesis de que las explosiones, que provocaron una enorme columna de humo y amplios destrozos en edificios, hayan ocurrido en un cuartel del Ejercito, en Nkoantoma, que cuenta con una armería.

 

 

Las tres explosiones tuvieron lugar cerca de las 3:00 de la tarde (hora local) y dos horas más tarde hubo una cuarta.

 

 

El cuartel de Nkoantoma se encuentra cerca de una zona de viviendas sociales y decenas de personas huyeron del lugar del siniestro, varias de ellas heridas, según mostró la televisión estatal.

El vicepresidente de Guinea Ecuatorial y encargado de la Defensa Nacional y Seguridad del Estado, Teodoro Nguema Obiang Mangue, se desplazó hasta el lugar de los hechos para investigar las causas de las explosiones.