De “criminales”, calificó El Vaticano el más reciente escándalo revelado por la Corte Suprema de Pensilvania, Estados Unidos, donde se conoció de abusos de sacerdotes a menores de edad.

Debería haber asunción de responsabilidad por parte de los que los cometieron y de quienes los permitieron

indicó la Santa Sede.

De igual forma, Greg Burke, director de la oficina de prensa de El Vaticano, dijo a través de un comunicado que “los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables”.

“Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe”, agregó.

Asimismo, insistió en que la Iglesia debe aprender duras lecciones de su pasado y que condenan inequívocamente el abuso sexual de menores.

Las víctimas deben saber que el papa está de su parte

añadió.

Cabe recordar que estas declaraciones se producen después de que se conociera el informe que documenta 300 supuestos casos de “sacerdotes depredadores” sexuales en seis diócesis, tras investigar denuncias de abusos de menores en Estados Unidos.