El Vaticano acogió este martes con «satisfacción» la absolución del cardenal australiano George Pell, que había sido uno de los colaboradores más cercanos del papa Francisco, implicado en un caso de abusos sexuales a menores.

«La Santa Sede, que siempre ha confiado en la autoridad judicial australiana, acoge con satisfacción la sentencia unánime dictada por el Tribunal Supremo en favor del Cardenal George Pell, que lo absuelve de las acusaciones de abuso a menores, revocando su condena», indicó el Vaticano a través de un comunicado.

«El Cardenal Pell (…) defendió siempre su inocencia, atendiendo que la verdad fuera acertada», indica un aparte de la misiva.

Poco antes el papa Francisco había pedido rezar para los que sufren injusticia por «ensañamiento» pero sin nombrar a Pell.

«En estos días de #Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús, cómo fue juzgado con ensañamiento, aun siendo inocente. #OremosJuntos hoy por todas las personas que sufren a causa de una sentencia injusta debida al ensañamiento», rezaba el mensaje del papa publicado en Twitter.

Publicidad

Pell de 78 años, exresponsable de la Secretaría de Economía del Vaticano, fue condenado en marzo de 2019 a seis años de cárcel por violación y agresión sexual de dos monaguillos en 1996 y 1997 en la catedral de Saint-Patrick de Melbourne, donde era arzobispo.

Su sentencia fue confirmada en apelación en agosto del año pasado pero el martes fue anulada por el Tribunal Supremo de Australia, que le absolvió de los cinco cargos de agresión sexual argumentado dudas sobre los hechos.

Posteriormente, el cardenal salió de la prisión de Barwon, cerca de Melbourne, donde estaba detenido desde hacía más de un año y dijo en un comunicado que la sentencia permite reparar «una grave injusticia».

En la comunicación el Vaticano reafirmó por su parte «su compromiso en la prevención y persecución de cualquier tipo de abuso a menores».

Al salir de la cárcel, el cardenal Pell visitó un convento de carmelitas en Melbourne.

El religioso continuará siendo cura pero su futuro papel en la iglesia no está claro y el año pasado ya fue apartado de las principales instancias.