Venezuela denunció que un barco turístico con bandera portuguesa embistió y hundió una nave de su armada, acción que el presidente Nicolás Maduro calificó como un «acto de piratería internacional».

El buque de pasajeros Resolute, de 122 metros de eslora y bandera portuguesa, chocó en aguas territoriales venezolanas contra un guardacostas local informó la Fuerza Armada en un comunicado divulgado la noche del martes.

El choque ocurrió cuando se le efectuaba «un procedimiento de control de tráfico marítimo» al noroeste de la isla La Tortuga (norte), detalló el escrito.

Cuando la embarcación portuguesa era escoltada al puerto de la isla de Margarita (norte) como parte del protocolo, «decide embestirlo y provocó la zozobra, valga decir el hundimiento del buque de la armada», aclaró más tarde el ministro de Defensa Vladimir Padrino.

Fue rescatado «casi todo el material de guerra» que estaba en la nave venezolana, dijo Padrino sin ofrecer mayores detalles.

En tanto, el Resolute, continuó el general, acabó con «daños en la proa» por el impacto y está atracado en el puerto de Willemstad en Curazao, un territorio autónomo del Reino de los Países Bajos ubicado a unos 110 km de la costa venezolana.

Publicidad

«Las autoridades de Curazao (…) deben hacer la investigación, informar oficialmente y tomar las previsiones porque fue un acto de piratería internacional», denunció el presidente Nicolás Maduro, en compañía de Padrino y otros funcionarios.