A través de su ministro del Interior y Justicia, Néstor Reverol, el gobierno venezolano denunció que el Ejército de Colombia está reclutando a sus ciudadanos «para crear falsos positivos que deriven luego en una escalada de violencia» en la frontera que comparten ambos países.

Reverol aseguró tener «información y pruebas contundentes sobre la captación y el reclutamiento de ciudadanos venezolanos por parte del Ejército de Colombia» y consideró que se trata de un hecho «grave y peligroso».

Según las denuncias del país vecino, los venezolanos reciben «de manera expedita documentos de identidad colombiana, cédula de ciudadanía y luego son incorporados de manera inmediata al servicio militar obligatorio colombiano».

“150 venezolanos aproximadamente han cumplido período básico de entrenamiento militar para estas pretendidas acciones que no pueden justificarse», afirmó el jefe de la cartera del Interior venezolano.

El funcionario, que leyó un comunicado en una alocución transmitida por el canal estatal VTV, dijo que probablemente este hecho busque generar «situaciones graves que atenten contra la paz de ambos pueblos».

«Pudieran estarse creando fuerzas paramilitares altamente adoctrinadas y con capacidad de movilizarse libremente en territorio venezolano y realizar acciones u operaciones donde construyan falsos casos de infiltración de militares venezolanos en las filas de las fuerzas armadas colombianas», aseveró.

Esto, según el ministro, «con la intención de crear escenarios de conflicto entre ambos países (que) pudieran propiciar condiciones para generar eventos graves que serían utilizados por el Gobierno colombiano como falsos positivos y así poder justificar una acción injerencista» que viole la soberanía nacional.