El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez aseguró en las últimas horas que el Gobierno estaría «dispuesto a colaborar» con Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico «si es un intento serio», después de que Donald Trump ordenó duplicar los barcos militares en Latinoamérica con esa finalidad.

Rodríguez señaló en una intervención televisiva que, «Venezuela saluda que, por primera vez en décadas, las autoridades de Estados Unidos tomen medidas para salvaguardar sus fronteras, históricamente permeables ante las miles de toneladas de drogas que ingresan a ese país provenientes de su aliado y socio, Colombia».

Al mismo tiempo apeló a la «robusta institucionalidad antinarcóticos de Venezuela», que estaría «presta a para colaborar y cooperar para detener a los grupos de crimen organizado de la región» junto a Estados Unidos.

«Si esto es un intento serio de detener el narcotráfico estamos dispuestos a colaborar para que el principal productor disminuya su producción», indicó el ministro en referencia nuevamente a Colombia.

El presidente norteamericano, Donald Trump manifestó en rueda de prensa este miércoles que esta medida es para «proteger al pueblo estadounidense del azote mortal de las drogas» y que no dejará que «los cárteles del narcotráfico se aprovechen de esta pandemia para amenazar la vida de los estadounidenses».

También el secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, informó que, «el régimen ilegítimo de Maduro en Venezuela confía en los beneficios que le llegan de la venta de droga para mantener su poder opresor».

El funcionario venezolano, quien repudió las «infamias y amenazas» de Trump, confió, sin embargo, en que la medida acabe con «la principal ruta de transporte de droga en el Pacífico y Centroamérica» y que esta zona reciba «suficiente tratamiento para impedir que esa droga llegue a los consumidores, que son una verdadera pandemia también en los Estados Unidos».

No obstante, mostró desconfianza al señalar que todo «este tinglado» es para «intentar desviar la mirada de todo el pueblo de Estados Unidos» ante el «pavoroso crecimiento de la infección» por Covid-19, que ya cuenta el país del norte con cifras que han superado este miércoles los 200.000 contagios.

Dichas declaraciones se dan luego de que el martes EE. UU. propusó formar un Ejecutivo de transición en Venezuela que esté integrado por oficialistas y opositores aunque sin la presencia del presidente Nicolás Maduro ni del líder opositor Juan Guaidó, algo que fue rechazado por el Gobierno del país suramericano.