Los recortes en las campañas para combatir la malaria en Venezuela, debido a la crisis que atraviesa el país vecino, incrementaron a cerca de medio millón los casos registrados el año pasado, con un total de 406.000, frente a los 240.000 reportados por las autoridades venezolanas en 2016.

Pedro Alonso, director del programa global de malaria de la OMS dijo que “Venezuela fue durante la primera campaña de erradicación, en la década de 1950, el país que más progresó a nivel mundial y el primero en que se certificó que gran parte del país había eliminado por completo la malaria”.

Lo que estamos viendo ahora es un aumento masivo que probablemente se acerque a medio millón de casos por año. Estos son los mayores incrementos informados en cualquier parte del mundo

agregó.

La organización destacó que debido a la migración de venezolanos, la enfermedad está llegando a Brasil, Colombia, Ecuador y otros países de la región; por lo que no descartó la posibilidad de que esto conduzca a una propagación en estos países.