Las cifras sobre el coronavirus en Venezuela, donde el gobierno de Nicolás Maduro reportó 10 muertes, son falsas y «absurdas», y una estimación conservadora las sitúa en al menos 30.000, según Human Rights Watch (HRW) y la Universidad Johns Hopkins.

«Creemos que las cifras, las estadísticas que proporciona el gobierno de Venezuela, las estadísticas de Maduro, son absolutamente absurdas y no son creíbles», aseguró en una videoconferencia José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas, al presentar el martes el tercer informe de ambas organizaciones sobre la situación humanitaria en el país sudamericano.

«En un país donde los médicos no tienen agua ni siquiera para lavarse las manos en los hospitales», donde «el sistema de salud está colapsado totalmente», donde hay «hacinamiento en barrios y cárceles» (…) en esas circunstancias que solo existan mil contagiados y solo 10 muertos no nos parece creíble», indicó.

Según el gobierno venezolano, hasta el domingo pasado el virus dejó 1.121 contagiados y 10 fallecidos en el país de 30 millones de habitantes.

La doctora Kathleen Page, médica y profesora asociada de la escuela de medicina de la Universidad Johns Hopkins que entrevistó a numerosos médicos y enfermeros venezolanos para el informe, aseguró que una estimación conservadora situaría la cantidad de muertos por el virus en Venezuela en «por lo menos 30.000».