Una nave Soyuz que transporta a dos cosmonautas rusos y un astronauta estadounidense abandonó el miércoles la Estación Espacial Internacional (ISS) y debe aterrizar en Kazajistán por la tarde, en un raro ejemplo de cooperación en medio de la crisis por Ucrania.

La cápsula Soyuz MS-19, en la que viajan los rusos Anton Shkaplérov y Piotr Dubrov, así como el estadounidense Mark Vande Hei, se desprendió de la ISS a las 07:21 GMT como estaba previsto, informó la agencia espacial rusa Roscosmos.

El aterrizaje debe ocurrir a las 11:28 GMT en el sureste de Kazajistán, según la misma fuente.

Este viaje ocurre en medio de fuertes tensiones por Ucrania entre Rusia y los países occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, que han puesto en entredicho varios proyectos en el ámbito de la cooperación espacial.

También puedes leer: Dialogo en Turquía da señales “positivas” de salida al conflicto en Ucrania

A inicios de marzo, Roscosmos publicó un video en el que bromeaba con la posibilidad de que el estadounidense se quedara en la ISS en lugar de regresar a la Tierra a bordo de un cohete Soyuz.

Ante la preocupación de los estadounidenses, la agencia rusa tuvo que asegurarles que el astronauta sí estaría en el viaje.

Mark Vande Hei ostenta el récord de días consecutivos en el espacio de un astronauta estadounidense, con 355 días.

En este contexto de tensiones, el jefe de Roscosmos, Dmitri Rogozin, que multiplica las declaraciones nacionalistas en las redes sociales, afirmó a mediados de marzo que el funcionamiento de las naves espaciales rusas que abastecen a la ISS se verá perturbado por las sanciones occidentales contra Rusia por la operación en Ucrania.