Un hombre armado con una ballesta fue detenido por la Policía británica al ser acusado de intentar infiltrarse en el Castillo Windsor, lugar donde la Reina Isabel II pasó la Navidad.

El operativo se llevó a cabo en la noche del pasado 25 de diciembre.

El sospechoso, de 19 años, portaba una ballesta, un instrumento marcial que dispara flechas y que se utiliza para actividades recreativas como la caza.

Según el diario local Daily Mirror, el intruso fue captado por unas cámaras de seguridad: ‘Los agentes de seguridad no creían lo que veían’informó una fuente de seguridad para el periódico.

Otro diario británico, el Mail of Sunday, reveló que el detenido ‘usó una escalera hecha con cuerdas para subir las barreras de metal’ de la residencia.

Horas antes del insólito hecho, se conoció un video del supuesto sujeto en el que, aparentemente, confesó que intentaba ‘asesinar a la reina’.

También puedes leer:  La curiosa tarjeta de Navidad que policías enviaron a reclusos para que ‘no se porten mal’ en las fiestas

Primera Navidad sin el Rey

El contexto de este insólito hecho se dio en las primeras fiestas de la reina Isabel II sin su marido, el Rey Felipe.

Isabel celebró la Navidad junto a varios miembros de la familia real, como sus hijos Carlos y Eduardo.

El mensaje de Navidad de la reina Isabel para este año tuvo un tono especial, donde homenajeó a su difunto marido y afirmó que ‘lo hecha muy de menos’.