Derek Chauvin, el exagente de policía acusado de matar al afroamericano George Floyd en mayo pasado en Mineápolis (Minesota, EE.UU.), fue declarado culpable este martes de los tres cargos que enfrentaba.

El jurado decidió que Chauvin es culpable de asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

 

Conozca más: Expolicía Derek Chauvin, culpable de matar a George Floyd

 

 

¿Qué pasó el día de la muerte de George Floyd?

El 25 de mayo, Floyd compró un paquete de cigarrillos en una tienda de Minneapolis. El comerciante sospechó que el billete de 20 dólares con el que le pagó era falso y llamó a la Policía.

Floyd, que había tomado fentanilo, un poderoso opiáceo, se resistió a su arresto. No recurrió a la violencia, pero pronto se encontró esposado e inmovilizado por Chauvin.

“No puedo respirar”, fueron sus últimas palabras.

Publicidad

El expolicía fue grabado en video arrodillado durante más de nueve minutos sobre el cuello de Floyd, incluso cuando el corpulento hombre de 46 años, esposado, suplicaba “Por favor, no puedo respirar”.

Las imágenes, tomadas por transeúntes testigos del arresto de Floyd, fueron vistas por millones de personas dentro y fuera del país.

 

Le puede interesar: Quién era George Floyd y por qué su muerte marcó duras protestas en el mundo

 

Expertos médicos de la Fiscalía dijeron que Floyd murió por la falta de oxígeno por tener la rodilla de Chauvin en su cuello y que las drogas no incidieron.

Los oficiales de Policía que testificaron para la acusación, incluido el jefe de Policía de Minneapolis, dijeron que era excesivo e innecesario.