La serpiente marina venenosa de nariz corta (‘Aipysurus apraefrontalis’), una rara especie endémica, la cual había sido catalogada en extinción por los científicos desde 1998, habría sido vista el pasado 12 de abril.

El reptil pardo de cabeza corta y puntiaguda habría sido avistado a 67 metros de profundidad en el arrecife Ashmore (Australia), lugar donde en los años 70s era regular su presencia.

 

Le puede interesar: Conmoción por caso de padre e hijo que asesinaron a una mujer y la enterraron en su casa

 

Schmidt Ocean Institute/Conor Ashleigh

 

Su avistamiento fue logrado gracias a un equipo científico que estudiaba una concha en el fondo marino con “tecnologías robóticas avanzadas”, según explicó la investigadora Blanche D’Anastasi, del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

El arrecife Reef, a unos 320 kilómetros de la costa noroeste de Australia, fue una de las colonias de serpientes marinas más importantes del mundo, pero su número empezó a reducirse sin ninguna razón.

‘Aipysurus apraefrontalis’ es una especie venenosa, la cual puede crecer hasta los 60 cm de largo. Perteneciente a la familia ‘Elapidae’, quienes poseen colmillos cortos, huecos y fijos, que incluye especies terrestres como el taipán, la víbora de muerte común (‘Acanthophis antarcticus’, una de las serpientes terrestres más venenosas del mundo) y la cobra.

 

Vea también: Asesinan a dos policías en Puerto Rico, Caquetá