Las palabras de la viróloga Li-Meng Yan le están dando la vuelta al mundo, luego de que asegurara en una entrevista que conoce las mentiras y secretos de China sobre el nuevo coronavirus.

Aunque hasta ahora se conoce su nombre, lo cierto es que el FBI, la OMS y el Gobierno chino ya tenían conocimiento de que esta mujer tenía una información valiosa, la cual parece que reveló en una entrevista a la cadena Fox News.

La también epidemióloga de la Universidad de Salud Pública de Hong Kong aseguró que China, e incluso la OMS, sabían de la peligrosidad y letalidad de la SARS-CoV-2 mucho antes de revelarlo al mundo, pero afirma que no la escucharon cuando ella fue una de las primeras en descubrirlo.

«Si hubiese contado mi historia en China hubiera terminado desaparecida o asesinada (…) vine a los Estados Unidos porque entrego el mensaje de la verdad sobre la COVID», dijo Li-Meng Yan a Fox News desde un lugar no revelado.

Revelaciones

Según Yan, ella comenzó a estudiar el virus en diciembre de 2019 desde Hong Kong, descubriendo que se transmitía muy rápido entre las personas —algo que todavía se desconocía— por lo que advirtió inmediatamente al gobierno de Xi Jinping. Sin embargo, solo recibió amenazas por sus hallazgos.

Ante esa situación, la viróloga se contactó con el doctor Leo Poon, un supuesto consultor de la OMS, quien le ordenó llevar a cabo una investigación secreta sobre un nuevo virus parecido al SARS.

«Él me pidió que guardara silencio y que tuviera cuidado. Que no tocara la línea roja, es decir, que no fuera contra los procedimientos del Gobierno de China y que no contradijera sus principios. Si no, me metería en problemas y podría ‘desaparecer‘», expresó en la entrevista.

Además, la doctora señaló que China se negó a permitir que los expertos extranjeros, incluyendo los de Hong Kong, pudieran investigar en su territorio.

Para Yan, la OMS actuó de forma «corrupta» y «cómplice» con el gobierno chino. «Sé cómo lo ocultaron», aseguró.

La doctora contó que cuando empezó a filtrar lo que China estaba haciendo con un bloguero llamado Lu Deh, fue entonces que sintió que su vida estaba corriendo peligro. Así que decidió huir a Estados Unidos el pasado 28 de abril, donde el bloguero le sugirió que estaría a salvo.

La OMS y China se defienden

La Organización Mundial de la Salud negó cualquier irregularidad durante los primeros días de contagio del virus, diciendo que no tienen datos de que Li-Meng Yan haya trabajado para un laboratorio de su referencia especializado en pandemias.

Asimismo, la OMS aseguró que no tiene en sus archivos datos sobre Poon, el supuesto consultor que menciona la viróloga.

Por su parte, la embajada del gobierno chino en los Estados Unidos, explicó a Fox News que no saben quién es Yan y sostienen que la pandemia ha sido manejada de forma «heroica» por parte de las autoridades chinas.

Por otro lado, la Universidad de Salud Pública de Hong Kong eliminó el perfil de la especialista en su página web desde que salió en la cadena de televisión.

Asimismo, la institución negó en un comunicado que la mujer haya sido una de las primeras en estudiar la COVID-19. «La Dra. Yan nunca realizó una investigación sobre la transmisión de humano a humano del nuevo coronavirus en HKU durante diciembre de 2019 y enero de 2020».