En 1959 triunfó la revolución Cubana, el gobierno de Fidel Castro nacionalizó las empresas estadounidenses y los latifundios. Un año después, el Congreso de los Estados Unidos autorizó al presidente Eissenhower para imponer un embargo comercial a la Isla.

En 1961 Estados Unidos y Cuba rompen relaciones, ese mismo año se produce el intento fallido de invasión a la Isla de Bahía Cochinos.

Ese mismo año Castro proclama el carácter marxista- Leninista de la revolución y se alió con la Unión Soviética, potencia que instaló misiles en la isla, esto desató una crisis que tuvo al mundo al borde de la tercera guerra mundial. El presidente ruso Nikita Krushev aceptó retirar los misiles bajo la condición de que Estados Unidos desistiría de sus intentos de invadir la Isla.

Publicidad

La OEA expulsa a Cuba y el presidente Kennedy ordena un embargo total a Cuba. A 6 años del triunfo de la revolución comienza un éxodo masivo de cubanos, Estados Unidos aprueba la ley de ajuste Cubano que legaliza automáticamente a los inmigrantes cubanos que logren llegar a sus playas.

En 1980, el gobierno de Fidel Castro permite la salida de 130 mil personas del Puerto de Mariel, hacia los Estados Unidos, luego de que se abrieran las puertas de las cárceles cubanas.

Con la llegada de Ronald Reagan al poder y su sucesor el también republicano George Bush, los Estados Unidos endurecen sus medidas contra la isla.

En 1996 durante el gobierno de Bill Clinton se expide la ley Helms- Burton que castiga a quienes sostengan relaciones comerciales con Cuba.

En 2008 y luego de dos años de quebrantos de salud, Fidel Castro da un paso al costado y es su hermano Raúl Castro quién empezará a regir los destinos de la Isla, en 2009 Barak Obama levanta las restricciones a los viajes familiares y al envío de remesas a la isla y el año pasado Estaos Unidos y Cuba restablecen sus relaciones. Hace 88 años un presidente de los Estados Unidos no pisaba suelo cubano, hoy Barak Obama cambió la historia.