El Gobierno de Perú está «indignado» tras conocer que el expresidente Martín Vizcarra y su esposa recibieron el año pasado la vacuna contra la COVID-19 del laboratorio chino Sinopharm, que era sometida a ensayos clínicos en el país, afirmó la primera ministra, Violeta Bermúdez.

En una presentación ante el pleno del Congreso, que la citó de urgencia tras conocer la información revelada por Vizcarra, la primera ministra afirmó que «entiende perfectamente la indignación y preocupación por la noticia» que se conoció este jueves.

«Desde el Poder Ejecutivo también compartimos esta indignación», enfatizó antes de agregar que no encuentran «explicación tras enterarnos que un expresidente se haya vacunado con su familia».

SIN INFORMACIÓN PREVIA

Bermúdez, quien fue convocada por el Congreso junto con la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, y el ministro de Trabajo, Javier Palacio, afirmó que las autoridades del actual Ejecutivo se han enterado «igual que ustedes» de la información sobre Vizcarra.

Publicidad

«Desde el primer momento lo primero que preguntamos es si había alguna evidencia, y en el sistema de gestión documental no existe ninguna información sobre alguna invitación a participar en los ensayos clínicos al presidente Vizcarra», agregó.

Anunció que, de todas maneras, ha ordenado que se inicie una inmediata investigación en los archivos de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y del Palacio de Gobierno, y también ha solicitado información a las dos universidades que desarrollaron el proceso de ensayos clínicos, en el que participaron 12.000 personas.

«Nosotros no escondemos información, actuamos de manera transparente», sostuvo antes de decir que si hay «ilícitos penales» en la acción de Vizcarra «el Ministerio Público va a tener que intervenir» y el Poder Ejecutivo «va a poner información a disposición del Congreso y de cualquier autoridad que lo solicite»

REVELACIÓN DE VIZCARRA

Vizcarra, quien es candidato al Congreso en los comicios del próximo 11 de abril por el partido Somos Perú, reveló este jueves en la ciudad sureña de Tacna que participó en los ensayos para la vacuna de Sinopharm, a pesar de que su primer ministro, Walter Martos, le dijo que no lo hiciera porque existía «riesgo».

«Me dijo: presidente no le recomiendo, es muy riesgoso. Finalmente, tomé la decisión, valiente, de sumarme a los 12.000 voluntarios y que me hagan la prueba experimental. Fue el día 2 de octubre», indicó.

Vizcarra dijo que participó junto con su esposa, Maribel Díaz, y que con esa prueba «se terminó» la Fase 3 de los ensayos, aunque remarcó que la vacuna de Sinopharm solo fue aprobada el 31 de diciembre pasado.

Al ser consultado sobre por qué no dio a conocer su decisión, el exgobernante dijo que se amparó en la reserva del estudio y que «no tiene idea» de si recibió la vacuna o un placebo. «ninguna información sobre la vacunación de algunos de sus familiares» u otros funcionarios.