El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, anunció este miércoles que su país aplicará una nueva ronda de sanciones económicas contra Corea del Norte, “las más duras y agresivas hasta la fecha” y destinadas a poner fin a sus programas armamentísticos.

Estas nuevas medidas punitivas “serán desveladas próximamente” y están dirigidas “a continuar aislando a Corea del norte hasta que abandone de una vez por todas sus programas nuclear y de misiles”, dijo Pence en Tokio tras reunirse con el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

Seúl anunció hoy mismo que Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano, acudirá a los JJOO, una histórica visita que supondrá el primer viaje de un miembro de la dinastía Kim al Sur, y que según el Ejecutivo surcoreano, “muestra la voluntad del Norte de rebajar la tensión en la península”.

El vicepresidente estadounidense podría coincidir en la ceremonia de inauguración con la comitiva de Corea del Norte encabezada por el presidente honorífico del país, Kim Yong-nam, y por la hermana del líder, quien también ocupa el cargo de vicedirectora del Departamento de Propaganda y Agitación del partido único.

Washington, sin embargo, ha descartado por ahora que pueda producirse un encuentro entre Pence y Kim Yong-nam porque Pyongyang no ha mostrado voluntad alguna de desnuclearizarse, condición indispensable para el Gobierno estadounidense antes de iniciar cualquier negociación.

Pence concluirá su viaje a Japón el jueves, cuando tiene previsto viajar a Seúl para reunirse con presidente surcoreano, Moon Jae-in, partidario de tender la mano al Norte y de la invitación de atletas y artistas norcoreanos al Sur para los Juegos, lo que ha suscitado protestas en su país.