Yulia Skripal, quien fue envenenada junto a su padre, un expespía ruso, hace más de un mes en Inglaterra, salió del hospital. Al parecer, la joven rusa, planea pedir asilo en occidente.

La hija del exespía ruso Serguéi Skripal, Yulia, envenenada junto a su padre el pasado 4 de marzo en Salisbury, fue dada de alta y trasladada a un lugar seguro.

La mujer, de 33 años, resultó gravemente afectada en lo que se cree sería un ataque contra su padre, que también ha mostrado una notable mejoría en los últimos días, según los médicos.

Juntos fueron hallados inconscientes en un parque de esta localidad británica luego de ser expuestos a un agente neurotóxico militar de origen ruso conocido como Novichok, por lo que el gobierno británico culpa a Moscú del ataque.

Tras este traumático episodio, Yulia planearía pedir asilo en Occidente. De hecho, fuentes aseguran que los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos trabajan para brindarle una nueva identidad. De hecho, varios medios de comunicación revelaron que los Skripal se radicarían en Estados Unidos.