El juez de 18 de conocimiento de Bogotá condenó a Claudia Maritza Castiblanco Parra, a 13 años de prisión, por el delito de trata de personas con fines de explotación bajo la modalidad de servidumbre. Además, deberá pagar 632 millones de pesos para indemnizar a la víctima.

En la investigación adelantada por la Dijín de la Policía y que tuvo una duración de 6 meses, se pudo establecer que la mujer explotó y esclavizó por 45 días a una indígena de 18 años, perteneciente a la comunidad Carapana y proveniente de Mitú, capital de Vaupés.

La joven en estado de embarazo, decidió viajar a Bogotá porque un hombre le prometió un sueldo de 250.000 pesos mensuales, pero cuando llegó a la capital empezó su infierno, como lo narró la fiscal del caso en audiencia.

“Fue advertida que por dos meses no recibiría salario porque debía pagar con su trabajo los pasajes de Mitú a Bogotá, que oscilaban en el valor de 400 mil pesos. Haciendo aseo, accidentalmente rompió un plato decorativo de la casa y la señora manifestó que debía pagárselo y que su valor era de 5 millones de pesos. Es decir, tendría que trabajar  20 meses bajo esas condiciones para poder pagar la pieza decorativa”, afirmó la fiscal del caso en audiencia.

Según el testimonio entregado por la víctima, la mujer no solo nunca le pagó un solo peso, sino que tampoco la dejó salir de la casa durante ese mes y medio.

“Si me lo hubieran dicho, pues no yo hubiera venido y por esa razón ella dijo que no me iba a pagar ese mes, ni el otro mes que venía. Yo nunca salí de la casa porque ella me decía que yo no podía salir con otras personas, sino con ella, porque ella era la dueña de la casa y además yo acá no vine a pasear, porque yo vine fue a trabajar”, afirmó la indígena víctima de trata de personas.

Cuando la señora se enteró que la comunidad indígena había denunciado el caso, sacó a la joven embarazada a la calle con sus cosas y sin dinero para sobrevivir.

Publicidad

“Ella me gritaba, entonces yo un día le dije en la cocina que yo no quería trabajar más con ella, que yo me quería regresar ya, ella me dijo que yo no me podía ir”, contó la víctima.

El general Jorge Luis Vargas, director de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), afirmó que se lograron varias declaraciones, se estableció el delito, se tipificó y se emitió la condena por el delito de trata de personas con fines de servidumbre, que es un hecho histórico para el país. «Es la esclavitud moderna. Invitamos a todas las personas, incluso familiares de quienes estén siendo víctimas de este delito, para que denuncien, con el fin de que nosotros liberemos a esas personas”, dijo el alto oficial.

En las próximas horas, Castiblanco Parra será capturada y llevada a un centro carcelario, donde pagará su condena.