El Gobierno colombiano concedió la extradición de Robert Paul Riveros Ávila, ciudadano colombo-norteamericano, sobre quien recaen dos acusaciones diferentes dictadas en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Texas y en la Corte Distrital para el Condado de Dallas, Texas.

Este hombre es requerido para presentarse a juicio por robos de diamantes y otras joyas.  

Información oficial detalla que por la primera condena por la que es señalado deberá comparecer por siete cargos relacionados “con robo y armas de fuego”; en el caso de la segunda, es por el delito de “hurto agravado”.

Según las acusaciones, Riveros “conspiró junto a otras personas para planear y ejecutar varios robos de joyerías en el año 2016. Para facilitar la ejecución de los ilícitos, alquiló varios vehículos. Además, intimidó y causó lesiones a varios comerciantes de diamantes que fueron previamente seleccionados”.

El ladrón de “diamantes y otras joyas” fue detenido gracias al trabajo binacional entre Colombia y Estados Unidos. Su captura se dio el 27 de julio de 2017 al sur de Bogotá, posteriormente fue conducido a la cárcel La Picota.

La solicitud de extradición se formalizó por la Embajada norteamericana el pasado mes de septiembre, con respuesta positiva por parte de la Corte Suprema de Justicia en marzo de este año.