Corte Constitucional estudia si animales deben ser objeto de derechos

Nancy Torres / Vanesa Peralta - 8 de agosto del 2019 5:30 pm

La Corte Constitucional tiene en sus manos el futuro del oso Chucho, un oso de anteojos al que la Corte Suprema le concedió un hábeas corpus para que fuera devuelto a una reserva natural en Manizales.

El hábeas fue instaurado por un abogado para lograr que el oso fuera trasladado del Zoológico de Barranquilla a la reserva natural, aunque, si bien en un principio fue aceptado, posteriormente una tutela tumbó la primera decisión.

Durante una audiencia, los magistrados de la Corte Constitucional escucharon diferentes posiciones para determinar si los animales deben ser sujetos de derechos y si el oso Chucho debe ser devuelto a la reserva natural.

La polémica se desató después de que el oso de anteojos fuera enviado en junio de 2017, de Manizales al zoológico de Barranquilla. Chucho es el primer animal de Colombia al que un magistrado le concedió un hábeas corpus para devolverle su libertad u otorgarle derechos.

Jhon Hemair Yepes, defensor de animales, sostuvo que Chucho “es un animal que no sabe encontrar su alimento y que en Manizales no tenía los mejores cuidados, ni veterinarios, ni zootecnistas que velarán por su salud y por ende la decisión de llevarlo para Barranquilla, que aunque no estamos de acuerdo con el confinamiento, pues es la mejor en comparación de cómo se encontraba en la ciudad de Manizales”.

Lo que se busca es que a través de este caso se siente un precedente por los derechos de los animales y se les respete su libertad.

“La audiencia en la Corte Constitucional, la vemos muy importante porque puede generar jurisprudencia sobre los derechos de los animales en general que es lo que estamos buscando”, afirmó Yepes.

En definitiva lo se que espera con este caso es que la Corte Constitucional les brinde herramientas legales suficientes para garantizar las mejores condiciones para todos los animales en el país.

El oso Chucho nació en semicautiverio a mediados de los años noventa en la reserva natural La Planada (Nariño). Cuatro años después, Chucho y su hermana Clarita fueron donados a la reserva del Río Blanco, en Manizales, para iniciar un programa de repoblamiento de su especie.

Pero al ser hermanos no pudieron reproducirse y Clarita murió de cáncer hace 11 años, mientras que Chucho entró en depresión, se volvió sedentario y pasivo por lo que empezó a sufrir sobrepeso.

En el 2017, Corpocaldas decidió donarlo al zoológico de Barranquilla donde había una osa andina que recientemente había perdido a su pareja.

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el sistema informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.

Lea más noticias en el Canal 1