La sala penal de la Corte Suprema de Justicia archivó la investigación que adelantaba contra el senador del Partido Conservador, Hernán Andrade, por tráfico de influencias dentro del escándalo en la Dirección Nacional de Estupefacientes.

El alto tribunal determinó que no hay pruebas que señalen que el congresista «hubiera utilizado sus influencias» en la designación de bienes provenientes del narcotráfico para administrarlos.

No obstante, la corporación judicial investigará si hubo un incremento injustificado de su patrimonio, pues según informes allegados se advierte «una diferencia patrimonial de $ 240’416.824».