El director de la Unidad de Investigación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) Giovany Álvarez, solicitó la renuncia protocolaria de los 40 fiscales de la entidad.

Álvarez empezará una revisión del desempeño de sus funcionarios y en los próximos días dará a conocer a quienes les acepta la renuncia.

El funcionario se había comprometido a revisar nuevamente todas las contrataciones de su unidad, después de la captura del fiscal Julián Bermeo, investigado por recibir dinero para desviar procesos en la JEP.

Cabe recordar, que Bermeo y varios de sus cómplices fueron enviados a la cárcel después de ser grabados en video mientras recibían miles de dólares en efectivo en un hotel, al tiempo que se comprometían a favorecer a procesados por la JEP.

La Unidad de Investigación tiene la responsabilidad de acusar ante la JEP a los involucrados en el conflicto que no reconozcan voluntariamente su participación en los hechos.