La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia confirmó la condena a cinco años de prisión, que fue proferida en su momento contra el excontralor general de la república David Turbay Turbay, por enriquecimiento ilícito a favor de terceros, en lo que se conoció como el «Proceso 8000».

El alto tribunal tomó la decisión al negar la tutela que presentó el exfuncionario, argumentando violación al derecho de elegir y ser elegido, al trabajo, a la honra y a la libertad.

Turbay Turbay quien fue condenado por recibir un cheque por 49 millones de pesos de la firma Export Café Ltda., que según la justicia, fue usada por los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela para financiar campañas políticas, pedía que se anulara la sentencia proferida en su contra, al argumentar que ello le afectó su intención de aspirar a la presidencia de la República.

Turbay explicó que “su deseo era inscribir su candidatura a la presidencia de la República para el periodo 2018 – 2022”, pero la Procuraduría “emitió certificación donde consta que presenta inhabilidades especiales aplicadas al cargo, circunstancias todas estas que, asegura, quebrantan las garantías superiores invocadas”.