El exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, testificó ante la Corte Suprema de Justicia dentro de un proceso por el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht, que pagó millonarias coimas para quedarse con grandes obras.

Cárdenas declaró en el caso que el alto tribunal le sigue al exsenador Álvaro Ashton, quien niega haber participado en las maniobras para lograr el contrato de «estabilidad jurídica» para la construcción de la Ruta del Sol II, adjudicado a un consorcio liderado por Odebrecht.

Para lograr el contrato de «estabilidad jurídica», se investiga si se pagaron hasta 4.000 millones de pesos (cerca de 1,2 millones de dólares) en sobornos para permitir al Consorcio de la Ruta del Sol que se le mantuviera la normatividad de 2012 en materia de impuestos al patrimonio por 13 años.

La Ruta del Sol II es una carretera que comunica el centro con el norte del país.

Según medios locales, Cárdenas reconoció en 2017 haberse reunido en una o dos oportunidades con los directivos de la multinacional brasilera en el marco de los cierres financieros necesarios para las obras de infraestructura en el Gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos (2010-2018).

En esta investigación, la Corte también citó a los exsenadores Bernardo Miguel Elías y Otto Nicolás Bula, que fueron condenados por participar en el entramado de corrupción.

Igualmente, la Corte también llamará a declarar a algunos funcionarios de la estatal Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), entre ellos a Daniel Francisco Tenjo Suárez, quien se desempeña como gerente de proyectos, y quien tendrá que explicar los pormenores de la adjudicación del Contrato de la Ruta del Sol II.