La decisión de cobijar con medida de aseguramiento al exsenador Plinio Olano Becerra, la tomó una magistrada de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia con base en varios testimonios que señalan al exsenador de haber ayudado a Odebrecht a cambio de millonarias sumas de dinero.

En un documento de 97 páginas, la magistrada afirma que la búsqueda de adquisición de contratos no sólo se hizo en Bogotá, sino también en el departamento de Antioquia.

En los testimonios que tiene la Corte no sólo se afirma que Olano recibió de la multinacional sobornos por 1.2 millones de dólares, sino que señala que parte de ese dinero habría sido utilizado para beneficiar la campaña a la gobernación de Boyacá del 2011, de Juan Carlos Ganados, quien se desempeña actualmente como contralor de Bogotá.

La Corte es enfática en señalar que la necesidad de la multinacional era «la cooptación de servidores públicos que tuvieran la capacidad de influir en las decisiones sobre la asignación y desarrollo de los contratos que pudieran surgir ante las necesidades del país, principalmente en materia vial. En contraprestación, los funcionarios que prestaran su concurso recibirían grandes sumas de dinero, para lo cual debían gestionar las actividades necesarias orientadas a darle visos de legalidad a los dineros pagados a título de sobornos o a ocultar su origen y destino».

Olano, como senador de la Comisión Sexta del Congreso de la República decidió, según la Corte, participar «en esa empresa criminal» y colaborar en la adjudicación de contratos de la Ruta del Sol II, el proyecto de concesión vial de la ruta Duitama-Charalá-San Gil.