La Fiscalía General de la Nación archiva la investigación por muerte de Alejandro Pizano, hijo del fallecido testigo de Odebrecht, Jorge Enrique Pizano.

El ente investigador aseguró que se trató de una muerte accidental.

Según la Fiscalía, habría varias pruebas que indicarían que Jorge Enrique Pizano fue quien compró la botella que contenía el cianuro y que posteriormente consumió su hijo Alejandro y que lo llevó a su  muerte.

El fiscal Néstor Humberto Martínez aseguró que hay varios testimonios de personas allegadas a Jorge Enrique Pizano, que indican que él pensó en suicidarse.

“La Fiscalía obtuvo diferentes testimonios de terceros y de su propia siquiatra que dan cuenta que en varias oportunidades, el doctor Jorge Enrique Pizano manifestó en distintos momentos y lugares, que una opción en su periplo vital era el consumo de un tóxico”, dijo Martínez.