La Fiscalía General tomó la decisión de declarar el homicidio de Álvaro Gómez Hurtado, como delito de lesa humanidad, luego de realizar un análisis detallado y completo de la forma cómo ocurrieron los hechos y de contextualizar lo que venía ocurriendo en el país en ese momento.

El Despacho demostró a través del material probatorio recaudado, cómo en la década de los 90, también “se cometieron toda clase de vejámenes y violaciones a los Derechos Humanos como amenazas, secuestros y asesinatos de periodistas y políticos, por el hecho de hacer denuncias relacionadas con la injerencia de los dineros del narcotráfico en la vida política, social y económica del país”.

“Hechos que sin duda cobran carácter de delitos internacionales o de Lesa humanidad y, que en aras de la prevalencia de la Justicia y de la mano de los Tratados Internacionales y la Constitución Política, se tiene clara la necesidad de establecer la verdad a pesar del tiempo que haya transcurrido”.

Por su parte, el abogado que representa a la familia de Álvaro Gómez, Enrique Gómez Martínez sostuvo que “el crimen deja de estar prescrito y se declara la imprescriptibilidad de la acción penal, con lo cual se puede seguir investigando por una parte y vinculando a personas a este homicidio.

Por otro lado implica un reconocimiento de que se han probado ya elementos fundamentales de la llamada hipótesis ‘rasguño’, según la cual Ignacio Londoño Zabala intermedió entre Ernesto Samper y Horacio Serpa con el cartel del norte del Valle, en particular Orlando Henao y ‘el hombre del Overol’ para realizar este homicidio y lograr así la primera absolución de Ernesto Samper en la Cámara de Representantes, en diciembre de 1995.

Gómez Hurtado, hijo del expresidente Laureano Gómez, fue asesinado el 2 de noviembre de 1995 cuando salía de la Universidad Sergio Arboleda, donde era catedrático. Han pasado 22 años sin acciones de fondo de la justicia.

El asesinato del periodista se produjo en un periodo de gran agitación política en Colombia, que por entonces estaba inmersa en un escándalo por la supuesta financiación del cartel del narcotráfico de Cali a la campaña electoral del presidente Ernesto Samper (1994-1998), del cual el político conservador era un severo crítico.

El líder político fue candidato presidencial en tres oportunidades, las dos primeras (1974 y 1986) por el Partido Conservador y la última en 1990 por el Movimiento de Salvación Nacional.

En mayo de 1988 Gómez Hurtado fue secuestrado en Bogotá por la entonces guerrilla del M-19 y liberado el 20 de julio del mismo año, tras lo cual, en 1991, fue elegido miembro de la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la actual Constitución Política.

En la Constituyente integró el triunvirato que la presidió junto con los hoy senadores Horacio Serpa y Antonio Navarro Wolf.

Redacción Internet – CM&