La Fiscalía General de la Nación reveló una tercera fase de investigación en el marco del esquema de corrupción en la construcción de la Refinería de Cartagena, que “pondría al descubierto presuntas inconsistencias en la asignación del multimillonario contrato de gerenciamiento y administración del proyecto”.

Según el ente investigador, “los indicios darían cuenta que el contrato PMC (Project Management Consultant), cuyo valor inicial superó los 95 millones de dólares, habría sido entregado directamente a la compañía extranjera Foster Wheeler & Process Consultant, sin previo concurso público que garantizara una selección objetiva del contratista”.

Así las cosas, Felipe Castilla Canales, presidente de Reficar S.A., entre el 29 de abril y el 1 de octubre de 2009 y Orlando José Cabrales Martínez, presidente de Reficar S.A., entre el 1 de octubre de 2009 y el 21 de noviembre de 2012, les imputarán el delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Castilla Canales deberá responder por “tramitar el contrato PMC sin convocar concurso público”, mientras que Cabrales Martínez se le atribuye la celebración del contrato con la firma Foster Wheeler & Process Consultant.

La audiencia de formulación de cargos se realizará el próximo jueves 25 de abril del año, en el Complejo Judicial de Paloquemao en Bogotá.