Al fallar una tutela la Corte Constitucional cuestionó el actuar de los funcionarios de las Comisarías de Familia que no se apropian de las denuncias que se presentan en torno a casos de violencia intrafamiliar e incluso abuso sexual contra menores de edad.

Indicó la corporación judicial que los jueces y funcionarios de las Comisarias de Familia que reciban casos donde se evidencie violencia psicológica, física e intrafamiliar o abuso sexual, deben solicitar de forma inmediata a las autoridades pertinentes para que asuman las investigaciones correspondientes.

El alto tribunal hizo este pronunciamiento al fallar una tutela a favor de una mujer que denunció haber sido víctima de violencia intrafamiliar y que sus hijas, al parecer, habían sido víctimas de abuso sexual, la mujer llevó los documentos y dictámenes médicos a la Comisaria pero allí no se tramitó la denuncia respectiva.

“Es deber de los funcionarios públicos compulsar copias cuando existen indicios sobre abusos sexuales a menores de edad, la obligación de adoptar un enfoque de género en aquellos casos tramitados por hechos constitutivos de violencia doméstica o psicológica cometidos contra mujeres o niñas” indicó la Corte.

Explicó la corporación que “el Estado tiene obligaciones concretas dirigidas a eliminar cualquier tipo de violencia o discriminación ejercida en contra de una persona por razón de su género”.

Por estos hechos, la Corte pidió que se investigara la conducta de la Comisaría, “por la actitud indiferente y despreocupada frente a la referida información sobre abusos sexuales en contra de las menores”.