Un juez con función de control de garantías ordenó el traslado a centro carcelario del cubano y presunto yihadista, Raúl Gutiérrez, que según la Fiscalía estaría planeando un atentado terrorista contra miembros de la embajada de Estados Unidos en Bogotá.

A Raúl Gutiérrez le imputaron los cargos de concierto para delinquir y terrorismo en tentativa. Durante la audiencia el juez del caso reveló que el sujeto tenía contactos en Argentina, en donde también se habría intentado perpetrar otro atentado contra ciudadanos norteamericanos.

Gracias a una alerta de la Guardia Civil española y del FBI, las autoridades en Colombia lograron capturar a Gutiérrez, antes de materializar el ataque que planeaba.

En un comunicado expedido por el Ministerio del Interior de España, se advierte que “el presunto yihadista había manifestado abiertamente, a finales de febrero, poseer un plan y tener en su poder distintos tipos de explosivos preparados para atentar en una zona de restaurantes conocida en Bogotá, frecuentada por personal adscrito a la embajada norteamericana”.

Las autoridades españolas establecieron que el cubano modificó su aspecto físico en los últimos meses y que había incluido la palabra yihadista en su nombre de usuario en redes sociales. La Policía no descarta que pueda haber presencia de células terroristas internacionales en Colombia.  

“Uno no puede subestimar en esto nada, pero lo que le puedo indicar es que todas las capacidades institucionales están para anticipar y contrarrestar posibles células que puedan estar en Colombia”, sostuvo el general Jorge Nieto, director de la Policía Nacional.

La Policía ya tiene conversaciones de chat en las que Gutiérrez se comunica con ciudadanos árabes en Marruecos y con un hombre identificado como Francisco Quintana, en España.