Se está volviendo común que los ciudadanos víctimas de delincuencia tomen la justicia por sus propias manos y agredan a los delincuentes.

Sin embargo, los agresores podrían pagar, incluso, penas más altas que las de los mismos delincuentes.

En A Las 12 hablamos con el abogado penalista Francisco Bernate, quien explicó que “en el momento de retener a una persona y golpearla, se presentan los delitos de tortura, secuestro e intento de homicidio”.

“Son hechos muy graves que pueden terminar en llevarlo a la cárcel”, advirtió.

Vea todas las consecuencias legales que tiene agredir a un delincuente en el informe de #Alas12.