Un llamado de atención hizo la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia a los jueces de control de garantías por las “demoras” que se estarían presentando a la hora de resolver las solicitudes de libertad que han presentado los agentes del Estado procesados y privados de la libertad por ‘falsos positivos’.

Este pronunciamiento lo hizo la corporación judicial al ordenar al juzgado de Yopal que resuelva lo antes posible la petición de libertad que presentó el exintegrante de la Fuerza Pública, Jhony Higuera Moreno, quien se encuentra privado de la libertad desde 2011 tras ser procesado por los delitos de homicidio en persona protegida.

El alto tribunal indicó que es reprochable que tanto el juzgado de Yopal como el de Bogotá no realizaran los trámites pertinentes para resolver la petición elevada por el oficial, más si consideraban que existía un conflicto de competencias.

Indicó que “no escapa de la atención de la Sala el exótico trámite que se le impartió a la colisión de competencia que en esta providencia se decide, pues redundó en una injustificada pérdida de tiempo que dilató en exceso el término perentorio para resolver esta clase de asuntos, según lo establece el decreto 1252 de 2017, esto es que no podrá ser mayor a diez días, contados a partir del momento en que se presente la solicitud del beneficio”.

“Resulta incomprensible que el Juzgado 21 de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Bogotá, si estimaba que no era el competente para resolver el asunto, no trabara la competencia y, en su lugar, devolviera la actuación al despacho de origen, en lugar de proceder conforme lo ordena el inciso segundo del artículo 95 de la Ley 600 de 2000” añadió.

Agregó que resulta necesario llamar la atención del Juzgado 1.º Penal del Circuito de Yopal, pues desde el pasado 17 de mayo conoció la primera petición del procesado, reiterada el 12 y 27 de julio siguientes, “sin que hasta ahora haya sido atendida. Por tanto, se le requiere para que sin más dilaciones se pronuncie sobre la solicitud del procesado”.

PAOLA SANTOFIMIO – CM&