Según la Administración Atmosférica de Estados Unidos, febrero fue el más caliente en la tierra desde 1880; la temperatura en Alaska estuvo 6.9 grados centígrados más arriba del promedio; la capa de hielo del Ártico estuvo 7.9 por ciento por debajo de su menor nivel histórico y la del Antártico 9.5 por ciento por debajo. Esto indica que cada vez tendremos más calor y menos hielo para calmarlo.