El calentamiento global se está convirtiendo en un asunto de opinión, más que de medición.