En 2016 ocurrieron 15 terremotos, los más graves en Ecuador, Japón y El Salvador, con sus respectivos tsunamis; un solo incendio forestal devoró 200 mil hectáreas en Norteamérica y tres países votaron en contra de su propio futuro. Esto indica que 2016 está en las semifinales del peor bisiesto del planeta. Esto es lo que indican los indicadores.