Una dosis mínima de oro, incienso y mirra, como la regalada por los Reyes Magos hace dosmil años, hoy cuesta poco menos de millón y medio de pesos.