Los colombianos teóricamente tienen qué hacer menos filas que sus vecinos.