Para que cada hijo tuviera su primer día de clase, sus padres debieron desembolsar entre 200 mil y 800 mil pesos. Lo que indican los indicadores.

Una encuesta de la Federación Nacional de Comerciantes, asegura que para el primer día de clase de sus hijos el 35 por ciento de los colombianos gastó entre 200 y 400 mil pesos; el 24 por ciento entre 400 mil y 600 mil y el 17 por ciento hasta 200 mil pesos. Esto indica que ningún estudiante se salva de cargar consigo los útiles inútiles.