Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, dividió los costos de la delincuencia en cada país por su número de habitantes y encontró que a cada argentino le cuesta 688 dólares al año, a cada brasileño 613 dólares al año, a cada chileno 637, a cada costarricense 520 y a cada colombiano 420. Esto indica que las cuentas del BID no incluyeron delincuentes de cuello blanco.