Según los informes de la Contraloría de Estados Unidos (www.gao.gov), las áreas más pobladas de la frontera de Estados Unidos con México tienen ya su muro, pero en el desierto hay dos mil (2.092) kilómetros donde la construcción costaría 10 millones de dólares por kilómetro, es decir 20 mil 92 millones de dólares y todo el mantenimiento llegaría a 750 millones por año. Esto indica que al muro de Donald Trump le hicieron un cálculo político, pero no económico. Esto es lo que indican los indicadores.