El seis por ciento de los colombianos duermen en lugares que para el DANE ni siquiera merecen la denominación de vivienda.