En un estudio de la economía digital de la OCED resultó que en Surinam por cada habitante hay 1.8 teléfonos móviles, en Argentina 1.6; en Chile 1.4; en Nicaragua 1.2 y en Colombia 1.13, pero sólo el 52 por ciento de los teléfonos tienen banda ancha. Esto indica que los latinoamericanos toman sus precauciones por si les roban uno.