Según un estudio de mercado de la firma Euromonitor, en 2010 cada colombiano gastaba 55 euros al año en productos lácteos, pero esta cifra fue creciendo hasta los 70 euros el año pasado -58, 59, 65, 67-. Esto indica que el país está entrando en temporada de vacas gordas.