Los demás latinoamericanos creen que el principal atractivo turístico de Colombia es la amabilidad de su gente.