La comparación entre el volumen de población humana y el de población bovina en países latinoamericanos revela la cantidad de proteínas que consumimos.