El IVA que pagan los colombianos no es el más alto del continente, pero tampoco está entre los más bajos.