Las escuelas de veredas y corregimientos del Cesar permanecen cerradas y a la espera que regresen los 12.000 estudiantes que no han podido asistir ante la falta de transporte escolar. El deseo de muchos alumnos de graduarse este año, está cada día más lejano porque hace un mes no regresan a clases.

Karol Daniela Contreras, una de las estudiantes afectadas, pidió al “Gobierno apoyo y una pronta solución, ya que estamos perdiendo las clases”.

Los padres de familia insisten en que no enviarán sus hijos a clase porque es un peligro, los estudiantes deben caminar hasta tres y cuatro horas.

Albeiro Sánchez, padre de familia, dijo que “es preocupante lo que está pasando y le pedimos al gobernador y al señor alcalde que no vaya a hacer el pico y placa como viene funcionando, de igual manera, que busque un medio para darle la educación a los niños”.

Los pequeños deben atravesar quebradas, vías pantanosas y solitarias, lo que representa un peligro.

César Julio Vergara, un líder social de la zona, indicó que “si los niños pierden estos dos meses, pierden el año”.

Por su parte, las autoridades locales son conscientes de las dificultades que afrontan centenares de estudiantes y admiten que se registra una deserción del 80% en la población estudiantil.

Publicidad

Vanesa Rodríguez, secretaria de Gobierno de Aguachica, manifestó que “sí se puede hablar de una deserción escolar, aproximadamente del 80 % de estos niños que estamos transportando. Es de vital importancia recordar que todos estos sucesos se dan por falta de recursos tanto de orden municipal, como departamental y nacional”.