Para el próximo miércoles 15 de diciembre quedó fijada la audiencia de lectura de sentido de fallo, en la que se conocerá si la justicia condena o absuelve a Paul Naranjo y Julián Ortegón, acusados por la muerte de Ana María Castro, de 21 años de edad, ocurrida el 5 de marzo de 2020.

Durante la audiencia de alegatos finales, la Fiscalía insistió en que la joven fue lanzada desde la camioneta que conducía Paul Naranjo y en la que también viajaban Julián Ortegón y Mateo Reyes, este último testigo del ente acusador.

La fiscal del caso señaló que hay videos que evidencian que la joven se encontraba en estado de indefensión debido a la ingesta de alcohol, mientras que los acusados estaban plenamente conscientes.

Le puede interesar: Mintrabajo revela cronograma para negociación del salario mínimo que regirá en 2022

“Paul y Julián actuaron con dolo directo. Ellos terminaron con la vida de Ana María Castro en virtud de su género. Ella solo salió con sus amigos, como lo hace cualquier joven de 21 años, ella se sentía segura”, dijo la fiscal.

De acuerdo con la teoría de la Fiscalía, al interior del vehículo se produjo una confrontación y Mateo Reyes fue obligado a bajarse, aparentemente por besarse con Ana María. Mateo asegura que observó cuando Ana María cayó de la camioneta.

La fiscal insistió en que se debe condenar a los jóvenes por el delito de feminicidio agravado argumentando que hay testimonios y pruebas en el cuerpo de Ana María que comprueban el homicidio.

Vea también: Padres del atacante en escuela de EE. UU. son acusados de homicidio involuntario

Por su parte, la defensa de los acusados señaló que no hay pruebas que soporten la teoría de la Fiscalía. Insisten en que las heridas en el cuerpo de la mujer no concuerdan con la caída de un vehículo en movimiento, sino que la joven debió ser arrollada por un segundo automotor.

“Las lesiones en el cuerpo de la joven no son compatibles por golpes ocasionados por humanos, sino por un golpe de alta energía que solo puede ser causado por un atropellamiento o por una caída libre superior a 2,50 metros”, afirmó uno de los abogados de la defensa.

Agregan que Mateo Reyes no es un testigo creíble debido a que en el momento de la llegada de los Policías y a lo largo del proceso ha incurrido en contradicciones.