William de Jesús Quintero Arias, cuenta que, por en los años 70, cuando solo era un niño, fue víctima de maltrato físico y psicológico de su padre, por lo que huyó de su casa cuando solo tenía 9 años de edad.

La trascendental decisión partió su vida en dos, pues al poco tiempo, vulnerable y tratando de descubrir el mundo, terminó vinculado con grupos armados ilegales. Un mal paso que tras una cadena de tropiezos lo llevó a caer en el lugar que lo haría reflexionar; la cárcel en Bogotá.

Desde entonces no sabía nada de su familia, por lo que, hoy a sus 47 años, su deseo era reencontrarse con sus seres queridos.

Le puede interesar: William Quintero, el desmovilizado arrepentido que busca a su madre

Para ello, Primera Hora recorrió casi 240 kilómetros con un único propósito: cumplir el sueño de William de Jesús Quintero, el de volver a ver a su familia, la cual fue ubicada con la ayuda de muchas personas en el municipio cafetero de Marquetalia, Caldas.

“La alegría de volver a ver a mi mamá, después de tanto tiempo y también a mi hermana”, dijo el desmovilizado guerrillero de las Farc.

Después de tanta incertidumbre, de pasar años a merced del frío y la inclemente calle, el momento del regocijo llegó.

Publicidad

Dicen que el abrazo tiene poder, una magia tácita tan fuerte que es capaz de unir piezas rotas, de devolver la fuerza que se pensaba diluida en medio de la tristeza o la soledad.

Doña Jaén Arias, la madre de William, dijo que también había intentado, por años, ubicarlo, además narró lo que vivió al enterarse que su hijo también estaba desesperado por verla.

“Me dieron muchos nervios, no veía la santa hora que llegará, como que todavía no lo creo”, contó la madre del desmovilizado.

William fue recibido con los brazos abiertos, como el hijo pródigo, en una humilde vivienda llena de sentidos mensajes de bienvenida, recuerdos de la niñez y sobre todo mucho calor de hogar.

Con esa alegría esperan borrar todos los momentos amargos que vivieron en el ayer, pasar la página para juntos, como familia, escribir la obra maestra de sus vidas, una nueva historia titulada «Felicidad».